Estimadas madres/padre/tutores y alumnado de secundaria y bachillerato. Este curso, el miércoles 31 de octubre vamos a celebrar el SAMAÍN.

El Samaín fue la festividad de origen celta más importante en Europa hasta su conversión al cristianismo. Se celebraba la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre para celebrar el final de la temporada de cosechas, el “Año Nuevo Celta”.
El origen del término Samaín o Samhaín se encuentra en Samas, una divinidad de la mitología celta que se ubicaba bajo la tierra (donde estaban los muertos) para regenerar la vida.
La festividad, poco a poco, se fue convirtiendo en una comunión de los vivos con los difuntos, porque durante esa fiesta, los espíritus de los muertos podían caminar entre los vivos. Se pensaba que los difuntos visitaban por estas fechas las iglesias y ermitas donde se celebraban misas por su alma. Luego, las ánimas volvían a sus viejas moradas, para calentarse junto a la chimenea y comer en compañía de sus familiares vivos, alejando así la tristeza definitiva del camposanto. A veces, los vivos dejaban a sus difuntos comida a la puerta de la casa (para que supiesen que había gente dentro esperándoles para cenar juntos). Esta tradición es el origen de lo que hoy hacen los niños americanos yendo de casa en casa pidiendo dulces (el famoso “Truco o trato”).
También resultaba frecuente prender una hoguera común con ramas de serbal o de tejo (consideradas antaño sagradas), para después utilizar este fuego en el encendido de las lareiras.
También era costumbre vaciar nabos que, posteriormente, se sustituyeron por calabazas (debido a una tradición irlandesa) para ponerles dentro velas.
Con la llegada de los cristianos, las celebraciones celtas paganas, solo se conservaron a base de adaptarlas al cristianismo. De este modo, el Samaín se transformó en el día de Todos los Santos, de donde deriva el nombre inglés de Halloween.
En la cultura GALLEGA el Samaín estuvo olvidado durante siglos. Fue Rafael López Loureiro, maestro de escuela de Cedeira, quien redescubrió esta tradición. Además, también comprobó la relación entre el Samain y el Magosto1.? Gracias a él, hoy en día, se celebra con gran arraigo en algunas de las ciudades y pueblos de Galicia, como Ferrol, Cedeira, Ribadavia…
En Ribadavia cada 31 de octubre “a noite meiga” se llena de fantasmas, brujas, vampiros… y su castillo ese convierte un pasaje del terror.
En A Coruña, antiguamente, los chicos se escondían en los caminos con calabazas, previamente vaciadas y con velas dentro, para asustar a la gente que pasaba por los caminos y las chicas llevaban collares hechos de castañas para ahuyentar a los malos espíritus.
En la Isla de Arousa, los niños y niñas, el 2 de noviembre, van a pedir por las puertas de los vecinos y negocios con la frase “Unha limosniña polos defuntiños que van alá” para que les llenen las bolsas de chucherías, castañas, mandarinas e incluso bollos de pan hechos expresamente para ese día.
En Vigo, durante esa noche, se colocan calabazas, previamente vaciadas y con velas dentro por distintos puntos de la ciudad.
Los ancianos de Noia, Catoira, Muxía, Sanxenxo, Quiroga e Ourense todavía recuerdan la tradición que consistía en la elaboración de feroces calaveras confeccionadas con una cubierta de calabaza.
En Cedeira la técnica era siempre la misma, consistía en vaciar las calabazas colocándoles dientes de palitos y una vela encendida en el interior, con el fin de espantar a los malos espíritus.

Nuestra celebración recordará el Samaín pero también la tradición cristiana de “todos los difuntos”. Esto último lo haremos representando una escena de Don Juan Tenorio. La costumbre de celebrar en la noche de difuntos esta obra, en la práctica totalidad de teatros españoles y muchos extranjeros, se remonta a finales del siglo XIX.
La parte del Samaín la celebraremos con un magosto muy especial para el que necesitamos que el alumnado traiga:
-Castañas (antes del lunes 29 de octubre).
-Calabazas limpias y talladas (el día 30 para tener el 31 todo decorado).
-Disfraces o de fantasma o de bruja (los traerán el propio día 31 y se cambiarán en el centro cuando se les indique).
-Los que puedan sería fantástico que traigan también el día 31 (como parte de su disfraz) collares de castaña y adornos florales.

Esperemos que tengamos un Samaín inolvidable del que os daremos debida cuenta con fotos en esta página.

Escribe un comentario



Últimas Noticias